Resonancia Bioenergética

Sanación del alma. Asesoría personal. Coaching espiritual.

Mirar hacia dentro para cambiar tu mundo

Acompañamiento profesional en procesos de enfermedad

Una vida dedicada a la sanación

Coaching espiritual, también si lo tienes todo

Has triunfado, lo has conseguido, tienes lo que querías... ¿entonces dónde esta la felicidad?◎

La autoestima y la conexión con tu centro como base de todo lo demás

Quererse a uno mismo es más que un bonito tópico.  Atrévete a hacerlo realidad◎

Neochamanismo

Modernizando la conexión con lo sagrado

La figura del chamán en ciertas culturas encarna al intermediario entre el mundo espiritual y el físico. En el modelo de la Resonancia Bioenergética se afirma que nuestra realidad está formada por una naturaleza doble, una física, accesible hasta un punto por nuestras sentidos ordinarios y experimentada en nuestro mundo de todos los días, y otra energético-sutil, accesible solo a través de los sentidos extraordinarios, que suelen estar más o menos dormidos en la mayoría de las personas. El reino sutil es el dominio del chamán.

Sin embargo, no me siento cercano al chamanismo tradicional; no me interesan nada ni las drogas ni los rituales, que suelen ser parte fundamental en estas disciplinas. Tampoco mi camino es el que siguió Carlos Castaneda u otros chamanes de nuestra época, puesto que no pertenezco a un linaje o tradición. En el caso de Castaneda, comparto tanto por preferencia personal como por experiencia una buena parte del núcleo de sus principios teóricos ya que he podido vivenciar en primera persona y comprender al menos una parte importante de sus postulados.

Soy un explorador de la conciencia, puedo modificar mi percepción y ver lo que muy pocos ven. He desarrollado todo un sistema de sanación energética y espiritual, la Resonancia Bioenergética. He creado un modelo cognitivo y perceptual que ahonda en la naturaleza de la mente y el alma humanas, la Emoenergética. Percibo las emociones como bandas de energía, las explico, delimito y relaciono como pocos lo han hecho hasta ahora. Así que cuando me categorizo a mí mismo como un "neochamán" es por un lado una declaración de afinidad y por otro la expresión del deseo de que algunos de nosotros seamos capaces de dejar definitivamente atrás una parte rancia, pesada y simplista que todavía está muy presente en el mundo espiritual y de las terapias alternativas. Creo que necesitamos renovarnos, traer al presente tan solo la esencia de lo antiguo que nos sirva para evolucionar, desterrando todo lo demás, dejando espacio al conocimiento en lugar de la creencia y a la innovación en lugar de la superstición. No digo que yo lo haya conseguido, pero sí estoy en el intento de hacerlo. En esta nueva era, el conocimiento científico, la tecnología, la interconectividad y la razón tienen que formar parte natural del ser humano espiritual, junto con la audacia de explorar territorios fuera de lo convencional. Es ésta una época de oportunidades sin precedentes en la historia de la humanidad. La Emoenergética también forma parte de esas oportunidades que raramente han estado disponibles en el pasado.

Textos y Fotografías © Chema Sanz 2018